Consejos naturales para tener un aliento fresco

El mal aliento supone una molestia importante para nuestro día a día y dificulta nuestras relaciones interpersonales.

Sus causas son diversas, pero principalmente están relacionadas con una mala higiene bucal y con diversos trastornos en el ámbito digestivo. Fumar, beber alcohol o café pueden aumentar la sensación de mal olor.



Reducir el consumo de sustancias nocivas y mejorar nuestra dieta puede mejorar mucho nuestro estado. A su vez, Realizar respiraciones profundas y eliminando la tensión física podemos reducir el estrés, otra de las causas de la halitosis.

Masticar una hoja de menta después de las comidas es también una buena opción.

Otras técnicas:

- Descongestionar energía del estómago: presiona en el centro del surco del mentón. Mantén dicha presión durante cinco minutos inspirando por la nariz y expirando por la boca.

- Eliminar energía nociva: pon la yema del dedo indice en un punto situado encima del pliegue de la muñeca. presiona uno o dos minutos manteniendo la misma respiración que en el anterior ejercicio. luego presiona en la otra muñeca.

- Regula la función intestinal: pon la yema del dedo medio en los puntos situados alrededor del ombligo. Manten la respiración ya comentada. Al expulsar el aire presiona e inclina el torso hacia adelante. Repite las presiones entre diez y veinte veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails