Terapia Alexander para una buena postura

Caso práctico

Lucía padece migrañas, rigidez matutina y dolores de espalda. Se le ha diagnosticado hiperlordosis lumbar. Para probar algo alternativo visita a una doctora especialista en técnica Alexander. Esta técnica se basa en la importancia de un uso adecuado de la relación entre cabeza, cuello y espalda. Al analizar a su paciente, la doctora observa como Lucía tira la cabeza hacia atrás ya hacia abajo todo el tiempo, generando una presión constante en la columna vertebral y provocando que todo su peso recaiga en la parte interna de los talones



Acción coordinada

Después de obtener información sobre las condiciones estructurales de la paciente, la especialista invita a Lucía a sentarse y ponerse de pie. Con esta actividad la doctora observa el grado de coordinación entre las diferentes partes del cuerpo. Parece que, en el caso de Lucía, es la cabeza la que impulsa al resto del cuerpo para levantarse, y para sentarse es el cuerpo el que se desploma en la silla. Esto revela que Lucía tiene falta de coordinación corporal, lo cual profoca un importante sobre esfuerzo muscular que agrava su patología en la espalda.

En la sesiones siguientes el trabajo de la especialista consiste en lograr que Lucía tome conciencia de sus malas posturas, mediante manipulaciones corporales, ejercicios y diálogo. El trabajo de reordenamiento de los mecanismos musculares básicos es en lo que se basa la terapia Alexander. El uso del cuerpo de uno mismo es fundamental y conviene tener educado cada movimiento para no forzar excesivamente ninguna de sus partes. La Terapia Alexander se ocupa de encontrar la manera de optimizar el propio cuerpo, sus movimientos más comunes, para así combatir directamente problemas de espalda y musculares. Como ocurre muchas veces: prevenir es curar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails