Puntos reflexos

El masaje de los puntos reflejos de la piel brinda un aumento de la circulación sanguínea y una relajación de todo el cuerpo, de este modo se libera la tensión y se recupera el fluir normal de las energías y el equilibrio que conduce a la salud. Como otras doctrinas, se basa en la estimulación de las propias fuerzas del organismo, para llegar a la autocuración. El tratamiento de los puntos reflejos suele ser muy efectivo para tratar la mayoría de las dolencias e incluso es utilizado como complemento de la curación junto con los métodos de la medicina tradicional. Casi todas las enfermedades crónicas, como: parálisis, parkinson, esclerosis múltiple responden bastante bien a la terapia del pie, a veces se consigue la curación completa, otras un alivio significativo de los síntomas, fundamentalmente en los siguientes casos:
  • Mejoramiento de las funciones de los órganos depuradores: riñones, intestino, piel y pulmones
  • Disminuye el dolor
  • Ayuda a controlar los esfínteres de la vejiga y los intestinos, en algunos hospitales europeos ya utilizan este método a fin de evitar la colocación de sondas para eliminar la orina en pacientes recién operados
Zonas Reflejas:

Por regla general, cada órgano tiene una zona refleja que le corresponde en los pies, de acuerdo al área del pie equivalente a la zona del cuerpo en que está ubicado. Los órganos de la mitad derecha del cuerpo se proyectan en pie derecho y los de la parte izquierda en el pie izquierdo. Los que existen por pares se encuentran en sus zonas correspondientes en ambos pies. Los órganos únicos están sólo en el pie derecho o en el izquierdo según se encuentran en la mitad derecha o izquierda del cuerpo. Los que se sitúan en el centro del cuerpo se repiten en las caras internas de ambos pies. Por lo tanto, la terapia puede aplicarse no sólo en los pies, sino también en las manos.

El Tratamiento:
El paciente debe sentirse cómodo, estar sentado en un sillón reclinable o en una camilla con almohadas bajo la cadera y las rodillas y en un ambiente cálido, la inmovilidad conduce la pérdida de calor y al frío y esta a la tensión del cuerpo. El cuerpo se recubrirá con una sábana o toalla grande para diagnosticar y tratar las distintas dolencias. La sesión dura entre 30 y 40 minutos en los que el terapeuta trabaja sistemáticamente sobre cada pie y cada tobillo, buscando y tratando las zonas doloridas. El terapeuta debe ser experto en los puntos reflejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails